Correa de distribución rota o desgastada

Hay algunas fallas que pueden hacer que el motor de nuestro coche sufra daños graves si no se corrigen. La correa de distribución rota o desgastada, es algo que podría llegar a hacer que un motor deje de funcionar.

¿Cómo se puede resolver este problema? ¿Será algo complicado de solucionar? Aquí te explicaremos lo que debes hacer si tienes este problema con tu coche.

¿Cómo solucionar el problema de una correa  rota o desgastada?

Antes de decir lo que hay que hacer en este caso, vamos a aclarar una duda que puede ser común ¿es muy grave este problema? En sí mismo, el problema no es tan grave, si la correa está desgastada. Sin embargo, si la correa se rompe mientras el coche está andando se podrían llegar a averiar los componentes internos.

Esto ocurre porque la correa de la distribución, es un elemento que mantiene la sincronía entre los elementos del motor. Cuando la correa se rompe, ya no existe ninguna guía que mantenga al motor funcionando en sincronía. Esto puede ocasionar choques, roturas y dobleces en las piezas.

Ahora, la única manera de solucionar el problema de desgaste de la correa de distribución, es cambiarla con anticipación. Si la correa se rompe, no debes intentar encender el motor, de hecho, si está muy desgastada tampoco es recomendable. En este caso tampoco hay más remedio que adquirir esta pieza.

Realmente la correa de distribución no es difícil de conseguir, en cualquier sitio de venta de repuestos puedes conseguirla. Por la situación actual de pandemia es bastante fácil llegar a conseguir este tipo de repuestos de coche en la web. Existen páginas como www.gestiondesguace.com donde puedes encontrar esta y muchas otras piezas para coches.

¿Cómo detectar desgaste en la correa de la distribución?

El efecto más evidente que tiene una correa de distribución desgastada es la aparición de sonidos en el motor. Si notas una especie de chillido en el motor o ruidos como de “tic-toc” probablemente esta pieza esté desgastada.

Otro signo que puede ser sinónimo de una correa desgastada rota, es la pérdida de fuerza repentina en el motor. Cuando estos síntomas aparecen, en la mayoría de los coches el estado de la correa es visible. Sin embargo es recomendable ir a algún sitio donde puedan hacer una revisión y darte un diagnóstico certero.

Al haber recibido un diagnóstico confiable, solo queda comprar la correa y reemplazarla por la que está desgastada o rota.

Deja una respuesta