Salud de espalda y sillas ergonómicas

Todas aquellas personas que trabajan horas durante cada día sentados delante de un ordenador, en la recepción de una empresa cualesquiera o en cualquier oficina o negocio, saben muy bien lo incómodo que puede resultar trabajar en una silla de mala calidad durante un largo periodo de tiempo, de hecho se trata de una quejas más habituales.

Es indispensable que la silla de oficina que se utilice sea una silla de calidad, una silla cómoda, una silla resistente, para de este modo evitar que con el paso de los días, semanas o meses puedan aparecer problemas y dolores en espalda, piernas, muñecas o cuello. La comodidad en los centros de trabajo es un punto clave para que los empleados rindan al máximo, y de este modo la productividad aumente.
2013-08-24 12 04 09
Pero por el contrario, cuando un trabajador esta incómodo en su puesto de trabajo debido a una mala silla, la dedicación y concentración no será la misma, de manera que la productividad se puede ver perjudicada.  Rigidez y dolor en la espalda, dolor en el cuello, dolor en las muñecas, fatiga, pesadez en las piernas, y otros muchos problemas pueden ser resultado de hacer uso de una silla inadecuada en la oficina.

Se estima que los empleados que trabajan en oficinas pasan aproximadamente un 80% del tiempo sentados, de modo que la calidad de la silla es esencial. En estos casos, son las sillas ergonómicas las más aconsejables para evitar que surjan problemas en la salud como consecuencia de cometer errores posturales al no contar con una silla ergonómica que se adapte al cuerpo.

Evitar el malestar de los trabajadores de una empresa es fácil utilizando sillas ergonómicas, la mejor forma de prevenir dolores, problemas y enfermedades, ya que obliga a la columna de la persona que conserve sus curvas fisiológicas evitando las deformaciones y garantizando que todos los discos intervertebrales reciban la fuerza de la gravedad de forma completamente uniforme.

Deja un comentario