Errores en los que no debemos caer al invertir en Bolsa

Un mercado secundario es un sistema de intermediación en el que determinados productos financieros cotizan. Al estar sujeto a órdenes de compra y a órdenes de venta, con las que los brokers, las instituciones o los ahorradores hacen una oferta al mercado, es susceptible de hacer variar de manera constante el precio de cualquier valor.

Para un pequeño inversor no habituado a operar en esta tipología de mercados, acercarse de primeras puede ser un poco complicado, en la medida en que se necesitan una serie de conocimientos, de hábitos y de capacidades para poder tener éxito en nuestras compras y en nuestras ventas.

La bolsa es el principal mercado secundario, y en el que más volumen diario se intercambia. Se puede operar a corto plazo –incluso diario-, medio y largo; en valores consolidados o en pequeñas empresas susceptibles de tener importantes cambios en su precio –lo que se llama volatilidad-; y de manera especulativa o por dividendos.

De una manera u otra, hay una serie de errores que no se pueden cometer cuando se comienza a invertir:

Imagen: pixabay

No utilizar una plataforma que opere en tiempo real

En la actualidad hay en la web varias plataformas, como 1000 Extra bróker online, que permiten hacer compra y venta de acciones, pero no puede haber retraso entre nuestra orden y los datos que estamos viendo en el sistema.

Es necesario que la información a la que accedemos sea en tiempo real.

No pecar de nerviosismo

En bolsa, como en cualquier aspecto de nuestra vida, hay que tener la paciencia y la objetividad necesaria como para no dejarse llevar por los impulsos. Analiza la situación con perspectiva y trata siempre de tomar las mejores decisiones, con la mayor información posible. No sirven calentones, o decisiones fruto del nerviosismo.

Si estas tienen éxito, solo serán fruto de la casualidad.

No utilizar las herramientas que nos ofrecen

Las plataformas hace un momento citadas ponen a disposición de sus usuarios potentes herramientas que nos pueden hacer la vida más fácil: desde los simuladores, para operar con dinero ficticio pero en tiempo real, hasta las órdenes de stop & loss. Estas nos ayudan a dejar marcado en el momento de compra el precio al que una venta se ejecute de manera automática, lo que nos ayuda desde el principio a saber cuál sería nuestra máxima pérdida esperada.

Además, los brokers online, con sus gráficas, nos permiten analizar la evolución pasada para tomar decisiones.

No tener diseñada una estrategia de inversión

En bolsa hay que saber de antemano lo que queremos: tanto si anhelamos entrar en operaciones por muy corto espacio de tiempo, o si invertir a largo y vivir tranquilos.

De igual manera, hay que tener claro si lo hacemos esperando rentabilidad por dividendo anual, o sin embargo buscamos fuertes cambios en el precio. En el primero de los casos, nos decantaremos por valores ya consolidados, y en el segundo, otros con poco volumen de cotización y que peguen fuertes sobresaltos.

Sea como sea, hay que decidirlo antes de empezar a operar.

Imagen: pixabay

Deja un comentario