Camareros Barcelona: expertos en maridaje

camareros BarcelonaLos camareros Barcelona, profesionales de amplia experiencia y conocimiento, por fuerza tienen que tener una memoria excepcional. Deben ser capaces de recordar los ingredientes y el modo de preparación de todos los platos ofrecidos, las opciones disponibles de la cocina en cada instante, a quien pertenece este o aquel servicio y el maridaje que conviene según la ocasión.

El maridaje entre el vino, considerado el complemento perfecto y los alimentos, es una expresión metafórica que representa el arte de “casar” o combinar estos elementos con objeto para magnificar el placer del momento.

En muchas culturas la famosa bebida constituye un ingrediente básico de la comida, como lo es la pasta para los italianos o el pescado en la mesa de los pescadores. Tradicionalmente, más que seguir una regla, dicho licor se ha consumido dependiendo de la producción del lugar. Es ahora que las redes de distribución lo permiten, que surgen directrices convencionales entre ambos elementos de la alimentación.

En un restaurante es el somelier, la persona encargada de hacer recomendaciones a los comensales sobre la óptima composición vino-comida. La razón es que ciertos componentes de cada uno de ellos, como textura y sabor, actúan distinto al mezclarse y poder conocer la perfecta relación que dará mayor gusto al paladar.

Reglas universales de maridaje

Todo menú se acompaña por un vino específico. Se supone que la mejor composición se logra cuando:

  • Los aperitivos se consumen con el llamado “generoso”. Denominación de un vino al que se le ha incorporado brandy durante su elaboración para fortalecer la estabilidad.
  • Cordero asado, ternera, pollo, pato, pavo y otras aves, embutidos, pastas, verduras, paellas y sopas de carne se acompañan con los tintos ligeros.
  • Guisos y estofados, legumbres y quesos fuertes, van bien con uno tinto de barrica.
  • Ostras, langostas, langostinos y camarones, gambas, cangrejos y casi cualquier marisco, combinan con el tipo blanco seco ligero.
  • Con pescado y sus sopas, calamares, caracoles y huevos se recomiendan los que son blancos y secos.
  • Los postres con chocolate, hojaldres y bizcochos con los vinos dulces.

De ninguna manera usted debe preocuparse por memorizar esta extensa lista. Un buen camarero está formado para guiarle en un proceso de maridaje excelente.

Deja un comentario